Hay gran variedad de ejercicios para el sindrome de piernas inquietas que ayudan de una u otra forma a disminuir el malestar que ocasiona este sondrome.

¿Qué tipo de ejercicio debería hacer?

Estos son algunos de los ejercicios que ayudan a controlar el sindrome de piernas inquietas.

Yoga y Pilates

yoga sindrome de piernas inquietas

Muchos expertos  en este tipo de sindrome recomiendan pilates y yoga para ayudar con los síntomas de sindrome de piernas inquietas (RLS), pero también aconsejan contra tipos extremos de yoga como Ashtanga, DDP, yoga caliente, o cualquier postura de yoga que sea extremadamente difícil o que estrese su cuerpo.

Rutina de estiramiento

El estiramiento simple puede ayudar a detener los síntomas del RLS. Aquí están algunos estiramientos para ayudarle a comenzar.

Ciclismo

ciclismo para el sindrome de piernas inquietas

El ciclismo es otra actividad que puede calmar los síntomas. Para pedalear a un ritmo moderado, apunte a 10 millas por hora o un poco más lento.

Te recomiendo leer:

Estiramiento de la pantorrilla

Estire los brazos para que las palmas de las manos queden planas contra la pared y los codos casi rectos.

Flexione ligeramente la rodilla derecha y ponga la pierna izquierda un par de pies hacia atrás, colocando el talón y el pie plano en el piso. Sostenga por 20 a 30 segundos.

Luego, doble la rodilla izquierda mientras mantiene el talón y el pie planos en el piso. Para un estiramiento más profundo, mueva el pie un poco más hacia atrás.

Cambie de pierna y repita.

Estiramiento de la parte delantera del muslo

Parado paralelamente a una pared para mantener el equilibrio, jale uno de sus tobillos hacia atrás mientras mantiene la otra pierna estirada. Sostenga por 20 a 30 segundos.

Cambie de pierna y repita. Este ejecicio también es de gran ayuda para disminuir las molestias del sindrome de piernas inquietas y que la persona que lo padece pueda dormir bien.

Natación

natacion ejecicio para el sindrome de piernas inquietasNadar o hacer ejercicios aeróbicos acuáticos en una piscina caliente ayuda a relajar los músculos mientras fortalece y mejora la movilidad.

Estiramiento del flexor de la cadera

Coloque el respaldo de una silla contra la pared como soporte y párese de frente a la silla.

Levante el pie izquierdo y colóquelo sobre la silla, con la rodilla doblada. (O trate de poner su pie en una escalera mientras sostiene la barandilla para mantener el equilibrio.

Manteniendo la columna vertebral lo más neutra posible, presione suavemente la pelvis hacia adelante hasta que sienta un estiramiento en la parte superior del muslo derecho. La pelvis se moverá hacia adelante sólo un poco, sostenga por 20 a 30 segundos. Cambie de pierna y repita.

El ejercicio de suave a moderado puede ayudar con sus síntomas de RLS. Hable con su médico acerca de una rutina semanal efectiva que funcione mejor para usted. Si está embarazada, asegúrese de consultar con ellos acerca de los ejercicios seguros para usted.

También te puede Interesar: